Dos taraos y hazañas inversas I

Voy a contaros algo… mi amigo Jacob me dijo un día que se iba de vacaciones unos días a la playa, que iba a visitar una isla y tal. El caso es que le encargué que me hiciese unas fotitos para a partir de ahí inventarme una historia. Más tarde, una vez me había pasado las fotos, se me ocurrió complicarlo más por lo que le dije que me diese nombres, personajes y elementos que se le ocurriesen aunque fuesen totalmente contrarios, para meter en la historia.

A raíz de ahí se me ocurrió inaugurar una nueva sección en la que si queréis podéis participar enviándome fotos, personajes, nombres que queréis que aparezcan o simplemente alguno de esos elementos. Podéis enviarmelo aquí: ssffajardoblog@gmail.com o si sólo son personajes y nombres ponerlo en los comentarios. Podéis ser anónimos o no, los personajes pueden ser chorras y podéis elegir si queréis una historia seria, de intriga o del género que más os guste. Estaría bien que colaboráseis, puede salir cremita de la buena. Espero que os guste.

1.-Fotos: Jacob López Palencia
2.-Personajes, elementos y nombres de la historia: Jacob
– Personajes: Melendi, Cristiano
– Elementos: Peugeot, ‘El lobo de Wall Street’, Fútbol
– Nombres: Sergio, Jacob

Jacob y Sergio, Sergio y Jacob. Llevaban hablando meses de poner rumbo a unas vacaciones juntos. Vacaciones que no pretendían que fuesen normales, querían ir sin nada concertado, a la aventura. Sólo disponían de su imaginación y de un peugeot exalt concept que se les paró cuando llevaban 50 kms recorridos, aún quedaban 350 por recorrer. Llamaron a una grúa que les llevaría hasta su destino y una vez allí, alquilaron un renault 5.

Conducía Jacob, parecía que a cada acelerón que daba se desmontaría el cascajo y eso les hacía mucha gracia. Aceleraba más y más, el coche había evolucionado a batidora del 2000. Sergio había pensado que sería bueno descubrir carreteras de alrededor. Allá que iban, 130 km/h y el coche no daba más de sí, olía a barbacoa de verano, cosa que comentaban los dos integrantes del vehículo. A la que iban hablando se encontraron con una piedra en medio de la carretera, se la comieron de lleno y debido a la estrechez de dicha carretera y a las 6 vueltas de campana que dio el cascajo, acabaron sumergidos en el mar. Consiguieron salir antes de que el coche acabase en las profundidades de vete tú a saber que sitio.

Nadaban, a Jacob le costaba más debido a que era bajito y regordete. Sergio sin embargo era alto, aunque también le sobraban algunos kilitos, pero gracias a sus largos brazos avanzaba considerablemente. Cuando consiguieron llegar a tierra, salieron a unas rocas donde había pescadores. Éstos les facilitaron una llamada para su auxilio, lo cual hizo que los llevaran a donde habían alquilado el coche y decidieron buscar algo andando.

Andaban y andaban hasta que se toparon con una playa. Era una playa pequeña pero acogedora, la gente con sus sombrillas, las mujeres evitando un corte en sus pechos y los hombres deseosos de sacar su chorra al aire, pero no podía ser. Al fondo se veían unos barcos, ellos querían exactamente eso, inspeccionar las aguas de ese lugar tan intrigante. Asique siguieron andando.

Tomaron rumbo al puerto y mientras andaban se toparon con un hombrecillo de unos 30 años que estaba bebiendo alcohol. Se bebía las botellas de whisky más rápido que unos 100 metros de Usain Bolt. Se acercaron a él:

– Hola, ¿Cómo te llamas? -decía Jacob un poco tenso.
– Cristiano Ronaldo
– Encantado, yo soy Jacob y este es mi amigo Sergio.
– Mucho gusto – interrumpía Sergio- ¿Por qué bebes de esa forma?
– Veréis chicos… Soy futbolista, juego en el Barcelona y no meto un gol desde hace 2 años. Sólo meto goles de falta y cuando tengo vacaciones este es mi modo de quitarme el estrés.
– Esa no es la solución, vente con nosotros -le propusieron ambos.

El chico aceptó, los amigos flipaban. No era habitual encontrarse a un jugador del Barcelona y menos que un deportista de élite se cuidase tan poco. A ellos les encantaba la hípica y no seguían nada más que ese deporte, entonces no lo habían conocido.
Embarcaban rumbo a la aventura, pero esta vez con un jugador de fútbol borracho que acababa de tirar los pantalones a un ciclista que había pasado rozándole mientras andaban.

Continuará…



“Una aventura podrá ser loca, pero un aventurero, para llevarla a cabo, ha de ser cuerdo” G.K Chesterton

The following two tabs change content below.
Algunos prefieren disfrutar por encima de todo el mundo, yo prefiero que disfruten los demás.

Latest posts by Sergio Fajardo (see all)

2 Comentarios

Post a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.