Renaciendo cual ave Fénix

Hace tiempo que quería que quien escribe hoy esta entrada, David Coello, formase parte de este nuestro blog. Un 4 de noviembre fue cuando empecé a compartir confidencias con este tío grande vía Skype y sabía que sería la primera vez de muchas. Así fue. Ese día no lo conocía, pero hoy lo admiro y lo aprecio por demasía. Y sin haberlo planeado me ha salido un pareado, porque este tipo de personas saca mi parte más poética. Vale para todo el tío, menudo partidazo… ¡Ay si fuese mujer, bribón!
Hará menos de una semana que le descubrí mi intención de contar con él para mi blog. Pues bien, en una hora tenía esta entrada que leeréis a continuación junto con los dibujos de su cosecha, en el e-mail del blog. Así que no voy a robar más el protagonismo a este tío que agradezco tanto que haya colaborado aquí. Un honor, artista. Disfrutad y sentid.

        ___________________________________________________

¿Alguna vez os han roto el corazón en mil pedazos?

Te culpas de ello, atizas tus entrañas con pensamientos fecales (de mierda para que me entiendan) y buscas el porqué de esa situación, de ese dolor. Qué has hecho mal para que te rompan así por dentro, sin saber que tú no eres el culpable, ya que lo has dado todo desde el minuto uno. Pero esa otra persona decide seguir por otro camino, otro camino en el cual tú no estás invitado, y te hundes, te sumes en un lodazal de lloros, depresión, comida basura precocinada, litros de alcohol y tabaco.

Pero un buen día, toda pesadilla llega a su fin. Te levantas de la cama y dices: “Ya basta de lamentos, voy a comerme el mundo”. ¿Los motivos? Aparte de esos amigos, que por mucho que los dejaras de lado (como suele pasar cuando comienzas una relación, mal hecho por otra parte), están ahí para levantarte y decirte que salgas de ese pozo, que hay más caminos, y al final de uno de esos encontrarás esa felicidad que anhelas y que, posiblemente, merezcas.
Y como todo lo acojonante que pasa en esta vida, llega de repente, sin saberlo ni pensarlo.

Desviándonos un poco del tema principal pero no de la esencia, recuerdo el día que conocí a este genio que hoy me deja pertenecer a su maravilloso y personal blog.
Nos conocimos a través de una “difunta” web deportiva, recuerdo salir corriendo hacia casa para simplemente explicarle cómo funcionaba todo, algo que yo veía lógico siendo él un novato y yo un (casi) veterano, pero eso le caló hondo, y lo sé porque me lo suele recordar. Desde ese día inseparables, y aún teniendo ideologías totalmente opuestas en algún que otro tema, se hace querer de tal manera que rompió mis principios y empezó una amistad fuerte como un diamante, aún a pesar de la distancia que existe entre La Mancha y Galicia.
Casi 8 meses de secretos, apoyo incondicional, admiración mutua y risas, porque todo aquel que conozca a este susodicho, su inteligente imaginación y su rápida prosa hace que te duela la cara de reír.

Volvamos a lo que venía.

Una vez que sales de ese lodazal, de ese pozo en el que tú mismo te has metido (no busques culpables, nadie te empujó a esa oscuridad), y sales porque ahí están tus amigos y amigas (sí, esos mismos que dejaste de lado, pero ahí te das cuenta cuando son amigos de verdad, el autor de este blog uno de ellos), pues ves la vida de otro color, más bien, la ves de todos los colores porque antes eras un cenizo y veías la vida gris y taciturna. Una vez estés feliz por lo que tienes y con lo que tienes, la vida te da un motivo más para sonreír, te vuelve a hacer creer, te vuelve a dar alas y soñar.

En el lugar más insospechado y el día menos esperado, de repente, te cruzas con alguien. Vuestras miradas chocan como si sus ojos fueran asteroides, y aparece una sonrisa. Y sí, queridos lectores, eso es amor a primera vista… O mejor dicho, amor a primera risa.
Y sonrío cada vez que lo recuerdo, y me muerdo la mano para ver si fue soñado. Y vuelves a la adolescencia, cantas canciones ñoñas, dibujas parejas besándose, lees poesía, y ese jardín de mariposas que creías olvidado, renace y sientes sus revoloteos, hasta tal punto de que te salgan por la boca.

Para que entendáis esa sensación, ¿alguna vez habéis mirado al manto nocturno y os habéis fijado que, aunque rodeada de otras bonitas y luminosas estrellas, hay una que brilla con especial intensidad que parece que os mira? Pues esa es la sensación que se tiene cuando ves a esa persona, que sin saberlo ni quererlo, tira de una patada la puerta de tus miedos.
La ilusión lleva al miedo de la mano, el jodido y puto miedo.
Porque sí, somos humanos y el miedo está dentro de nosotros. El miedo a volver a repetir pesadillas, a volver a cagarla, a volver a pasarlo mal. Y por ese mismo miedo dejamos de intentar cosas, ya sean experiencias o relaciones, pero es ese puto miedo lo que nos petrifica.
Pero este mundo lleno de cobardía y tiranía, es para los valientes. Los que lo intentan una y otra vez, los que no desfallecen aún habiendo probado el amargo sabor de la soledad y la derrota. Cáete siete veces, levántate ocho.
Ya no sólo me refiero al aspecto amoroso, sino que tus metas, tus sueños, tus anhelos, por mucho que hayas caído, perdido y mordido el polvo, no desfallezcas, sigue luchando. Cuanto más lejano sea tu sueño, más lejos te llevará.

En este caso, se cruzaron el camino de dos valientes. Uno, porque aún a pesar de haber probado el fétido veneno tal cual cicuta, siguió el dictamen de su corazón. Otra, porque no juzgó la apariencia de alguien que se esconde tras una coraza y quiso ir más allá, descubrir sus sueños, sus miedos.
Y más mérito tiene ya que decidió abrazar un corazón roto y pegar todos sus trozos, y ahí nunca sabes si ese corazón, roto y desecho, tiene fuerzas de volver a amar o simplemente serás el placebo, la droga que mitigue ese dolor.
Llena tus días de risas y sonrisas, de besos y abrazos, de caricias y gestos. Que lame tu tristeza, que cura tu alma tiroteada, que llena tu almohada de buenas noches y mejores sueños, que da sentido a todas esas canciones de grandes cantautores.

“Ganas, si es contigo hasta de huir… Y perdernos hasta que la gente nos eche de menos, desnudarnos con el alma en modo vuelo, declararnos enemigos del invierno y esperarte en cada beso como si fuera el primero…” (Diego Ojeda)

Hacedme caso, ya sea un amor a primera vista o no, id lentos y con calma. Las cosas con prisa y rapidez, aunque pueden tener un bonito principio, tienen un rápido precipicio.
Como las mejores barbacoas, el mejor café y la canción de Rosana… Siempre a fuego lento.

 

“Seremos todo lo que quisimos ser, y tú serás, y yo seré…” -Jorge Jiménez
The following two tabs change content below.
Siento, luego escribo. Imagino, luego dibujo. Rebelde sin causa desde que era un cigoto. ¿No puedo? MIS COJONES.

Latest posts by David Coello (see all)

8 Comentarios
  • Gracias por dejar que impronte mi huella aquí, te quiero hermano.

    31/05/2016 at 17:08
  • Es un auténtico placer tiaco. Te quiero y gracias a ti por colaborar conmigo. Enorme ese tío.

    31/05/2016 at 17:41
  • Que buen post y colaboracion!!! David escribes y dibujas muy bien , as dado en el clavo Sergio. es un crack , besotes a los 2! Comparto!!

    01/06/2016 at 09:55
  • Muchísimas gracias!! De verdad, gracias!! Besiños desde Galicia!!

    01/06/2016 at 10:26
  • Gracias salá. La verdad es que si he acertado, y lo sabía desde el minuto uno que lo vi escribir. Besitos y muchísimas gracias, de corazón.

    01/06/2016 at 21:53
  • ¡Hola guapoS!

    Qué bonito todoooo, tanto las palabras que os regaláis el uno al otro, como el relato y los dibujos ♥ Me ha encantado.
    Remarcaría "amor a primera risa" y otra frase, Sergio, ya sabes lo que me gustan las estrellas y esas cosas jaja
    Enhorabuena a David por el escrito y a ambos porque se nota mucho la preciosa amistad que tenéis ^^
    ¡Un beso!

    P.D. Comparto desde FB ;P Y Sergio, ya sé quién te saca tu lado poético muahaha ya no podrás decir que no lo tienes xD

    04/06/2016 at 17:09
  • Muchísimas gracias Sara!! Es un honor escribir aquí y tener un amigo (que coño! HERMANO!) como él.
    Gracias de verdad, significa mucho todo esto. Un beso!

    04/06/2016 at 19:20
  • Gracias Sarita. La verdad es que hay mucho amor fraternal entre nosotros XD. Eres genial. Gracias por compartir y gracias por tus palabras siempre. Totalmente, este tío es todo un poeta. ¡Un besazo corazón!

    04/06/2016 at 19:36

Post a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.