Es una fieshHtahHhH

Entre que ya queda poco para las fiestas de mi pueblo y que me he levantado bondadoso, me apetecía regalaros instantáneas de mis tiempos mozos en las que me denigraba un poquito. Sólo hacían falta tres ingredientes: Fiesta, alcohol y una cámara de fotos. No bebáis, corréis serio peligro de exclusión de por vida. Pero al final hay que ser valiente, así que os enseñaré algunas de las ridículas fotos que había por Tuenti:

 

 

La verdad es que en esta foto no sé si estoy bailando flamenco o alguna canción de La excepción, pero lo que si es cierto es que quedan claras las luces que tenía (y tengo). Ojo a la técnica trabajada de meter el vaso de cubata en el bolsillo del culo para que no se pierda y así poder beber hasta que amanezca. Me parece de auténtico profesional, ahora he perdido facultades…

 

 

En esta instantánea que contemplamos arriba, seguramente me sorprendiese lo tonto que era. Fue en el pueblo de mi padre y me compré un gorro que para nada llamaba la atención. Encima llevaba cascabelitos pequeños y parecía que mi prima y mi hermana que se vinieron conmigo, iban de pastoreo. Ojo a las greñitas buenas que no pude esconder en mi maravillosa adquisición. Esa noche me puse fino de vodka azul. Sí, exacto, ese que no emborracha ni aunque te bebas trescientos litros por segundo.

 

 

Esta foto es de súper malote. Hacerse fotos con botellas de alcohol significa intimidar a todo el mundo que ve esta foto y que te ganes el respeto la perdida de dignidad absoluta. Pues bien, este amor no continuó tampoco, como todos los que he tenido, vaya. Resulta de que por esos años la asquerosa moda era beber J&B. Ahora si puedo evitar un cubata de esa botella que sostengo como si fuese mi mayor tesoro, mejor. Es beberme el primer trago y aún no acostumbro, se me pone cara de haber comido limón. A día de hoy prefiero beber insecticida que esto, aunque a falta de pan…

 

 

Esta cara bien podría pertenecer a quien algún día fue conocedor de las Barranquillas. Cara de estar en la putísima mierda. Chicos, de verdad, mirad para que sirve el alcohol. La verdad es que no recuerdo nada de esa noche, así que no sería gran cosa. O eso, o que bebí como un cabrón. Gracias a quien me hizo esta foto, de verdad que era muy necesaria para poder seguir viviendo y la necesitaba en mi vida.

 

 

Esto ni si quiera lo provocó el alcohol porque aún no había empezado a beber. Lo provocó mi forma de ser, así que no se que es peor. Donde veraneo me dio por subirme a un escenario de una discomóvil a darlo todo y a deleitar a la gente que, al contrario que yo, sí que iban cocidos. Más tarde se subió una bella dama que veréis al fondo a acompañarme para que no me sintiera sólo. Obviamente el baile tenía que ser mixto y para todos los gustos. La verdad es que de esa noche me acuerdo de todo, pero lo dejaremos aquí, porque no os conviene saber lo que pasó. Si es que en el fondo era un travieso. Contrataciones como gogó aquí, por favor.

 

 

Otra cara de estar en la putísima droga. Esto fue en la discoteca de mi pueblo un verano y aquí si que iba cocido, por si no se nota. Lo mejor de esta noche es no acordarse de nada más que de haberme caído de la cama. Las típicas noches en las que tenías fotos con gente con la que ni si quiera hablabas y que nunca más hablaste, pero ahí están como anécdota por si algún día esa gente se hace famosa y toca subirse al carro de ‘Sálvame’. NO.

 

 

 

 

“Pues yo antes tenía dignidad, pero de una noche pa’ otra la perdí y aún no la he encontrado. Necesito ayuda” -Sergio Fajardo (Alcohólicos anónimos)

 

The following two tabs change content below.
Algunos prefieren disfrutar por encima de todo el mundo, yo prefiero que disfruten los demás.

Latest posts by Sergio Fajardo (see all)

Sin Comentarios

Post a Comment