Agosto, pórtate bien

Todos sabemos que Agosto es el mes ‘vacacional’ por excelencia. Es increíble el despliegue de medios que conlleva su llegada. Miles de patrullas policiales controlan que todo esté en orden tanto en las carreteras, como en los destinos más solicitados. Miles de personas cogen el coche y se marchan, sólos o acompañados, a relajarse o a desconectar de la rutina. Miles de empresarios hosteleros tienen que recurrir a la oficina del INEM porque no dan a basto en sus negocios.

 

 

Por eso, os dejaré algunas cosas que ya deberíamos saber todos pero que a veces la euforia del momento nos puede llevar a olvidar (aunque no es mi caso):

 

Recuerda ser responsable al volante. Las familias sólo pretenden disfrutar con los suyos y estrechar, aún más, sus vínculos.

Si no son familias serán grupos de amigos que quieren salir de la habituales zonas que frecuentan para llenar su amistad con momentos y anécdotas propias de unas vacaciones alejadas de casa.

Puede que quizás, ni si quiera sean grupos. Alguien que está al borde del colapso mental, de tirarlo todo por la borda debido al estrés, decide partir en solitario. “Qué triste” dirán algunos; “Qué valiente y divertido”, digo yo.

Por eso, sé responsable en la carretera. Recuerda que mientras tengas coche, tendrás un sitio para dormir siempre y cuando vayas un poco pasado. Cierto es que será más incómodo que estirarte en tu cama, pero si has bebido… ¡Jódete!

También debes saber, y sabrás, que las carreteras son caminos que te pueden llevar a la felicidad o a la muerte. Tú decides si quieres que ésta te conduzca a tus vacaciones o por lo contrario prefieres creerte el Fernando Alonso de las carreteras.

 

Recuerda ser responsable con tus mascotas. Los animales no tienen la culpa de que a ti se te antoje el capricho de viajar al caribe, y de hacerlo, espero que tengas alguien con quien dejarlo. De lo contrario eres un/a desgraciad@ si no sacrificas ese viaje. Sé un poco humano y busca un viaje que se adapte a las necesidades de tu mascota. Hay muchos sitios, y cada vez más (por suerte) que permiten incluir mascotas en sus alojamientos. Búscalos.

 

 

Recuerda respetar.

Respeta al novel en carretera, porque nadie nace enseñado.

Respeta al camionero que intenta adelantar a su compañero que va delante, aunque tarde un poquito más y tengas que frenar. Él está trabajando y tú te preocupas por llegar cuanto antes a tu destino teniendo todo el tiempo del mundo. Las prisas nunca fueron buenas consejeras.

Respeta al camarero de esa terraza que está hasta arriba de gente y sus comandas están colapsadas. Son personas, no máquinas.

Respeta a ese socorrista que pone la bandera roja que indica la indisposición del mar por culpa de la marea. No lo hace por joderte el día aunque tuvieses unas ganas locas por bañarte. Lo hace por tu vida.

Respeta el sitio donde te alojes en caso de que no sea tuyo, pues las cosas no caen del cielo. Todo cuesta su dinero y esfuerzo.

Respeta a los vecinos que intentan conciliar el sueño. Posiblemente algunos no tengan tu suerte y al día siguiente tengan que levantarse a las 6 de la mañana para, quién sabe, si servirte el mojito que te tomarás en el chiringuito de la playa.

Respeta a los dependientes de cada tienda a la que vayas. Ni los precios de los souvenirs los habrán puesto ellos por gusto, ni otros tienen la culpa de que se hayan agotado el Puerto de Indias o el Sprite.

Respeta a las chicas que van ‘algo más ligeritas de ropa’ de lo que iban en el siglo XVI. Ellas se sienten agusto vistiendo así, no necesitan que las toques o les digas asquerosidades. A toda mujer le gusta un piropo, pero hasta eso hay que saber hacerlo. Un “tía buena”, depende de la situación y el contexto, puede dar asco o ser un piropazo. Diviértete sin necesidad de amargarle la noche a los demás.

Respeta a ese chico que te ha tirado una copa encima sin querer cuando intentaba ser cauto entre la multitud. Si te ha pedido perdón, no le des más vueltas. Deséale que se lo pase bien y si no es de tu agrado, cada uno por su lado. Respeta también a ese de más allá que está triunfando con las chicas de la discoteca mientras que tú no te has comido ni un colín. Y sí, esto crea conflictos. Así de tontos son algunos hombres.

Respeta a ese señor malhumorado que siempre tiene algún problema con los vecinos turistas que invaden ‘su territorio’. Hay gente que vive amargada de por vida y no por eso tenemos que entrar en su juego.

Respeta siempre. Porque a ti, en la situación contraria, te gustaría que lo hicieran. Estoy seguro.

 

Así que portémonos bien con agosto y que nos lo devuelva como nos merecemos.

 

 

 

Agosto, pórtate bien. Será buena señal.

 

 

 

 

“Cada verano tiene su historia” -Anónimo

The following two tabs change content below.
Algunos prefieren disfrutar por encima de todo el mundo, yo prefiero que disfruten los demás.

Latest posts by Sergio Fajardo (see all)

1 Comment
  • Qué razón tienes 🙂 espero que mucha gente lea tu entrada cuando se vaya de vacaciones, de puente o de fin de semana 🙂
    ¡Un besazooo!

    15/10/2017 at 18:41

Post a Comment