No sois ‘la manada’, sois los cobardes

Manada le llamamos al conjunto de animales de la misma especie que van juntos siempre. Se puede hablar de muchos animales, pero yo personalmente siempre que oigo “manada” me imagino al lobo.

Desde hace tiempo, cada vez que oigo “la manada” me imagino a cinco cobardes que en vez de salir a pasárselo bien, salen  a ver quien es ‘el triunfador de la noche’, como si les fuesen a dar el premio Príncipe de Asturias tras ser lo más machitos. Pero no sólo el premio ‘triunfador de la noche’ nunca sirve para nada, sino que ir a buscarlo te convierte en un auténtico subnormal profundo. Con todas las letras. Nunca habrá nada igual que disfrutar una buena fiesta con los amigos, sin hacer daño a nadie y sin necesidad de acabar dándole un disgusto a familiares o personas cercanas.

 

 

La auténtica manada son los lobos.

Lobos que defienden a su especie, no los que les joden la vida.

Son feroces, pero no unos mediocres gilipollas que quieren chulear.

Aullan por las noches, como haréis vosotros cada noche que paséis entre rejas que, espero, sean eternas.

Son territoriales, pero vosotros habéis sido tan tontos de perder vuestro territorio, el respeto del mundo entero y la credibilidad de vuestras familias.

Son inteligentes, pero está claro que por vuestra forma de expresaros, nunca habéis tenido muchas luces.

 

 

Tuvisteis las pocas luces de ir todos a una, como en Fuente Ovejuna. Aunque seguro que no teníais ni puta idea de que había una obra teatral que se llamaba así, y mucho menos quién era su autor. Pues os refresco la memoria, Fuente Ovejuna es una obra en la que todo un pueblo se rebela contra uno de los ‘mandamases’ que debía velar por la seguridad de sus habitantes y lo que hacía era abusar de su poder. Robaba, mataba a gente y abusaba de las mujeres. ¿Os suena de algo esto último?

Un día intentó llevar a una mujer a su palacio por la fuerza, pero apareció un hombre que estaba enamorado de ella y no dejó que esto sucediera.

Al final, el pueblo harto de todo esto, decide matar a esta cucaracha. Tras esto, se celebra el juicio y ante la pregunta: 

-¿Quién mató al comendador?

El pueblo responde al unísono dejando una de las frases históricas de la literatura española:

-Fuente Ovejuna, señor.

 

Y seguro que tampoco sabíais, cobardes de mierda, que esa obra está basada en hechos reales con los sucesos que ocurrieron en un pueblo cordobés llamado Fuente Obejuna. En esto se inspiró Lope de Vega para hacer tal genialidad.

Casualmente, Fuente Obejuna, es un pueblo que se sitúa a una hora en coche de Pozoblanco, donde cometisteis la primera agresión sexual conocida hasta la fecha y con pruebas contundentes.

 

 

Permitidme que me salte lo políticamente correcto y os diga que sois unos hijos de puta aunque vuestra madre no tenga culpa. Nadie educa a sus hijos para que sean enfermos mentales. Pero sois unos hijos de puta, porque suena ofensivo dicho con la rabia que siento cada vez que veo vuestro caso en las noticias.

Sois unas personas de mierda a las que el karma os devolverá el daño que habéis causado. A nadie le deseo la muerte, ni si quiera a vosotros. Os deseo gloria eterna para que el pueblo, en este caso español, os haga pagar día tras día el sufrimiento que habéis provocado. Y yo, a gente como vosotros, la soltaría en la calle sin dejarla salir del país.

No habéis sido lobos, habéis atacado en grupo y eso es de cobardes. Espero que llegue el día en el que hasta la sanidad pública, por ciertos delitos, os de la espalda a la hora de atenderos.

Larga vida a los hijos de puta para que reciban, con intereses morales, todo lo que han dado.

Ojalá algún día leáis todo esto y tengáis ganas de seguir ‘crescendo’ vuestra enfermedad mental contra mí.

 

 

 

 

 

 

“Los lobos huyen de la gente, pero vosotros jamás podréis hacerlo. Suerte entre rejas que la necesitaréis, allí también castigan a gente como vosotros” -S.F

 

The following two tabs change content below.
Algunos prefieren disfrutar por encima de todo el mundo, yo prefiero que disfruten los demás.

Latest posts by Sergio Fajardo (see all)

Sin Comentarios

Post a Comment