Las muertes más raras de la historia

Hoy os traigo una entrada perturbadora y sangrienta. Hay muertes en la historia que son dignas de ser contadas por su punto ridículo o enfermo. Aquí os dejo algunas de ellas:

 

 

  • Allan Pinkerton, un famoso detective escocés, murió por una infección después de morderse la lengua debido a un resbalón en la calle.

 

  • Hans Steininger, austriaco conocido por tener la barba más larga del mundo. Allá por 1567 hubo un incendio en su ciudad y, mientras huía de él, se olvidó recogerse la barba, la pisó, cayó al suelo y se partió el cuello.

 

  • Francis Bacon, político, científico, escritor y nosecuántas cosas más, decidió experimentar y deshonrar sus ocupaciones. Una tarde empezó a nevar y él creyó que la nieve podría conservar la carne como lo hacía la sal. Compró un pollo, lo mató, lo rellenó de nieve y se quedó esperando hasta que el pollo se congelase. Al final, el pollo y Francis acabaron más fríos que la nieve, pero sin congelar. Francis murió de una pulmonía.

 

  • El dramaturgo Tennessee Williams murió ahogado por el tapón de una botella.

 

  • En 1974, la reportera Christine Chubbuck entraba en directo para dar una noticia. Estas fueron sus palabras: “Para mantener la política del canal 40 de traerles lo último en materia de sangre y entrañas, y a todo color, aquí tienen otra primicia: un intento de suicidio”. Acto seguido, sacó una pistola y se disparó en la sien.

 

  • Ray Chapman, jugador de béisbol, estaba esperando a recibir una pelota de Carl Mays, pitcher de los Yankees.
    Normalmente, los pitcher solían ensuciar las pelotas de barro para que fuese más difícil su visibilidad y así poder ganar ventaja sobre sus rivales.
    Con lo que no contaban es con que Ray Chapman no la vería, la pelota impactaría en su cabeza y le propiciaría la muerte.

 

  • El rey Adolfo Federico de Suecia fue conocido como “el rey que comió hasta morir”. Murió en 1771 tras un problema digestivo después de un buen atracón en el que comió: langosta, caviar, chucrut, sopa de repollo, ciervo ahumado, champaña y catorce platos de su postre preferido (semilla, relleno de mazapán y leche).

 

  • Robert Williams murió a causa de un golpe que le atestó en la cabeza un Robot que supuestamente estaba roto.

 

  • Jorge Platagenet, hermano de dos reyes y reputado alcohólico, murió ahogado en una tina grande de vino de malvasía (su bebida preferida).

 

  • El califa Al-Musta’sim de Bagdad, fue enrollado en una alfombra y pisoteado por caballos hasta su muerte.

 

  • Enrique I de Castilla, murió a los 13 años al caerle una teja en la cabeza mientras jugaba en el patio de su palacio en Palencia.

 

 

 

 

“La muerte es algo que no debemos temer porque, mientras somos, la muerte no es y cuando la muerte es, nosotros no somos.” -Antonio Machado

 

The following two tabs change content below.
Algunos prefieren disfrutar por encima de todo el mundo, yo prefiero que disfruten los demás.

Latest posts by Sergio Fajardo (see all)

Sin Comentarios

Post a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.