Operación triunfal

Dicen que a veces es necesario parar para volver con más fuerza, y esto lo han entendido perfectamente en OT. Los directores han sabido adaptar, reinventar y refrescar el programa según le gusta a la sociedad.

Esta noche es la final del programa que más locura ha desatado en cada ciudad que visitaba para que sus concursantes firmaran o dieran un concierto. Desde que empezara este formato el 22 de octubre de 2001, ha habido infinidad de personalidades y han salido grandes artistas de él.

 

Al contrario de Gran Hermano, a quien ya dediqué una entrada contraria a lo que será esta, en Operación Triunfo han sabido como afrontar la transición. El ejemplo de que las segundas partes no siempre fueron tan malas. Han mantenido la esencia del programa, han puesto a un tío bonachón con tablas y recorrido televisivo como Roberto Leal, que, al contrario que Pilar Rubio, transmite pasión por este formato y aporta el humor que hace falta cuando la situación se pone tensa.

No puedo parar de aplaudir con lo que han hecho cuando yo era el primero que dudaba en Twitter de su vuelta:

“Si lo sé, me presento a OT. Vaya casting de mierda, se han lucido. #OTGala0

“Es más, la mayoría de los aspirantes de OT serían cantantes si no fuera por la voz”

 

 

Como véis soy un auténtico visionario. Echando la vista atrás y recordando mi rajada, quizás es hora de reflexionar. Puede que tras 6 años de ausencia me hubiera olvidado de que la mayoría de aspirantes en la gala de elección entran nerviosos, sin entonar una nota en condiciones y abrumados por el calor de un público fanático casi a ciegas. 

También se me había olvidado que el punch de este formato no está en enganchar al espectador por la espectacularidad de sus primeros días, la cosa va más allá. Se caracteriza por el crecimiento vocal, escénico y personal que desarrollan los concursantes en la academia a lo largo del concurso. Y eso, al fin y al cabo, es mérito de los profesores que no paran hasta exprimirles la última gota de éxtasis artístico.

 

El fenómeno fan de OT ha conseguido devolverme a 2001, cuando disfruté de una edición mágica (la primera) y que he tenido este año la sensación de volver a vivir.

La locura ha vuelto y volverán a llenar estadios y grandes espacios en la única cosa que no me gusta de este formato: La explotación que se les hace a unos inocentes chavales que también necesitan descansar para poder digerir bien todo esto. Que sí, que ellos disfrutarán porque habrá mucha gente viéndoles, pero deberían darles la posibilidad, al menos, de elegir si quieren formar parte del post-programa y durante cuánto tiempo.

 

Los que me conocéis sabéis que no soy fácil de cautivar, pero lo que estos chicos han conseguido es que me vuelva un auténtico mojabragas de este programa y un objetivo carpetero de Amaia y Alfred que no deja que el amor influencie en la música a la hora de valorar. Por cierto, estos dos chicos en los últimos días han recibido inmerecidas críticas y acoso constante por las redes injustamente, pero ya hablaremos de eso cuando se acerque Eurovisión. 

 

Sea como sea, los chicos de esta edición han conseguido con su esfuerzo y dedicación devolver el nombre de Operación Triunfo a lo más alto, han conseguido poner sus canciones en los números uno de las plataformas digitales y han hecho de sus discos, oro.

También han conseguido regalarnos la mejor y más bonita interpretación que se ha hecho de una canción en la historia del programa superando a ‘Noches de Bohemia’ de Manu Tenorio y Nuria Fergó. Os dejo mis dos canciones cumbres del programa en orden:

 

 

 

No puedo aún dejar, a estas alturas de la entrada, de aplaudir y felicitar a todos los componentes de esta nueva edición por la brillantez de su vuelta. Larga vida a los formatos transparentes y que desprenden pasión.

 

 

Por último haré mis apuestas sobre la final:

 

  • Lo que creo que pasará: 
  1. Amaia
  2. Alfred
  3. Aitana
  4. Ana Guerra
  5. Miriam

 

  • Lo justo:
  1. Amaia
  2. Alfred
  3. Miriam
  4. Aitana
  5. Ana Guerra

 

  • Lo que me gustaría:
  1. Amaia
  2. Ana Guerra
  3. Alfred
  4. Aitana
  5. Miriam

 

 

“Para inventar hace falta ser astuto, pero para reinventarse hace falta ser inteligente” -S.F

The following two tabs change content below.
Algunos prefieren disfrutar por encima de todo el mundo, yo prefiero que disfruten los demás.

Latest posts by Sergio Fajardo (see all)

2 Comentarios
  • ElIntraChache
    Responder

    Yo solo te voy a decir que he escuchado al alfred ese y hace cosas muy raras con la voz, que va? de sinatra? creo que si lo piensas bien ese tio no canta una mierda, todo lo exagera una barbaridad, no tiene nada de natural…

    05/02/2018 at 16:16
  • Chocolate?Molinillo
    Responder

    Ah! Y se te ha olvidado poner el video de chenoa y bisbal “Escondidos” … pero bueno, para gustos colores

    05/02/2018 at 16:18

Post a Comment