Poliamor

 

Nunca creí en el poliamor.

Para mí todo eso forma parte de sentimientos de acero, de palabras insensibles y de inseguridades camufladas.

¿Os habéis parado a pensar como sonará un te quiero en ese mundo? Es como un: “Te quiero, y a ti, y a ti, y a ti. Follemos que nadie lo hace mejor que tú, ni que tú, ni que tú… Bueno, sois diferentes pero no podría elegir. No vaya a ser…”

Siempre creí que la poligamia fue un mundo de cobardes escudados en ‘recambios’ por si falla el plan A. Gente insegura que no toleraría una infidelidad y que, por miedo a sufrirla, deciden escudarse en esta forma de vida (respetable, aunque a mi no me guste). Conozco gente tan incapaz de querer bien, que lo único que quieren es ser queridos.

 

A la vez que todo esto, pienso que con el paso de las generaciones nos tendremos que adaptar a esta nueva forma de ver la vida y el amor. El siglo del amor cobarde acabará yendo de mal en peor y acabaremos en una generación sumisa y extremadamente liberal que tendrá que repartir su amor al 50, al 25, o incluso al 10 por ciento.

 

Me costaría la vida tener que repartir mi amor en porcentajes pudiendo jugármelo todo a una carta, dando todo lo que tengo y con la certeza de que si algo no sale bien, no será mi culpa.

Me costaría la vida estar con una persona pensando más en otra a la que vería luego, mañana o dentro de tres días. No tiene que ser plato de buen gusto estar con una persona y tener la cabeza en otra. Y esto, a los poliamorosos liberales y súper abiertos de mente, también les pasará si tienen un mínimo de corazón.

Me costaría la vida estar sólo en casa imaginando con quien estará la persona a la que tengo ganas de ver y qué estará sintiendo.

 

Me gustaría que leyéseis esta entrevista a ver si podríais creer en algo así: Mi vida poliamorosa.

Desde luego, es muy aventurado algo así, pero para mí no es real. Si algo tienen en común todas las relaciones que en esta entrevista se exponen es que empiezan en sexo y bueno… el roce hace el cariño.

 

Sigo pensando que detrás de todo esto hay un miedo y unas inseguridades que tapar.

Ejemplifiquemos con el rey de reyes:

El león lucha por un territorio y porque todas las leonas se vayan con él a ese territorio. Si otro león aparece por allí, la sangre va a llegar al río, porque sería muy humillante que otro se apoderase de tu territorio y de tus hembras. Los leones, cuando son jóvenes, son muy solitarios. A medida que su edad avanza, el miedo a la soledad (y el instinto) hace que su comportamiento cambie.

Pues no hay mejor ejemplo para expresar mi opinión sobre todo esto.

 

Muy posiblemente, el desconocimiento de esto, me lleve a ser el bocazas que soy una vez más. Posiblemente, a los animales (la mayoría polígamos ) les vaya bien así. Quizás con el paso del tiempo nos tengamos que reinventar y buscar nuevas formas de ser felices, pero yo de momento me niego a que mi felicidad sea un escudo contra mi infelicidad y mis valores.

 

 

Como último dato os dejaré algunos famosos que creen en el poliamor y, además, lo han manifestado públicamente:

Mo’nique: Actriz.

Megan Fox: Actriz.

Hugh Hefner: Dueño de Playboy.

Dan Bilzerian: Jugador de Póquer.

Will Smith y su mujer Jada Pinkett-Smith: Actor y actriz.

Tilda Swinton: Actriz.

John Byrne: Escritor.

 

 

 

“Los matrimonios abiertos existen desde siempre pero a la larga nunca funcionan” -Simone de Beauvoir

 

The following two tabs change content below.
Algunos prefieren disfrutar por encima de todo el mundo, yo prefiero que disfruten los demás.

Latest posts by Sergio Fajardo (see all)

Sin Comentarios

Post a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.