Inocentes, no ignorantes

Recuerdo cuando era pequeño y mamá me dejaba en la puerta del colegio, me daba ese monedero de cremallera a ambos lados que contenía siempre veinticinco pesetas y me besaba como si nunca más me fuese a ver. De mayor, con un poco menos de...

Leer Más